52313832_403801517039931_772137881761218560_n

Rede von Maren Wellendorf anlässlich der Ausstellungseröffnung im
Sala El Pósito, Velez - Malaga

links: Maren Wellendorf
rechts:Cynthia García Perea, Conceleja de Cultura

Liebe Kunstfreunde,

vielen Dank dass Sie den Weg in diesen schönen Raum gefunden haben, um sich meine Bilder anzuschauen.

Wie einige von Ihnen wissen, komme ich aus Norddeutschland und lebe erst seit 10 Jahren ständig in Andalusien, in Torrox.

n meinem Heimatort Worpswede lebten viele Maler, und ihre Landschaftsbilder wirkten oft düster, wolkenverhangen, braune Erdfarben. Flüsse und Moore. – Keine Berge, die höchste Erhebung betrug 80 m. 
Darüber gab es am Abend einen roten und lila Himmel, der einzigartig war.
 Die Topografie der Landschaft: alles flach. Weiden und Kühe, Flüsse mit dunklem Wasser, viel Wald. Torfabbau. eine stille, ruhende Landschaft.
Und diese Topografie prägte die Landschaftsbilder.

Hier in Andalusien gibt es viele Erdbewegungen.
Erdplatten stoßen aneinander, Gebirge türmen sich auf und zerbröseln. Es gibt Schluchten, Felsen, Gestein. Es gibt starke Erosionen durch die Sommerhitze. Hartes Gestein, bröckeliges Gestein, aus Felsspalten rieselnder Sand.
 

All dies schafft Strukturen, die es nur hier gibt. Erdgeschichte zeigt sich hier im Zeitraffer.
Diese sich permanent verändernden Strukturen interessieren mich als Künstlerin.
 
Ich erforsche die Landschaft nicht, indem ich mir nur die Topografie anschaue, sondern ich betrachte auch die materielle Beschaffenheit , die zu dieser Topografie führt. - Also z.b. das Gestein, aus dem dieser oder jener Berg besteht.

Meine Bilder sind so gesehen auch Landschaften.
Es sind aber auch abstrakte Bilder, weil die Morphologie nur die Vorlage liefert, von der aus ich dann ein Bild neu komponiere.

Ich verändere auch Farben, wenn es der Komposition dient, und ich verwende farbigen vorhandenen Sand als Malmittel usw.
Aber schauen Sie bitte selbst. ..

Ich möchte mich noch ganz herzlich bei Angel (Fernandez Espatero) bedanken, der diese Ausstellung ermöglicht hat. Vielen Dank auch an seine Mitarbeiter

spanisch

.Queridos invitados,

Gracias por encontrar el camino hacia este hermoso espacio para ver mis cuadros.

Algunos de ustedes saben, que yo viví antes en el norte de Alemania y estoy en Andalucía, en Torrox, desde diez años.

En mi ciudad natal, Worpswede, vivieron muchos artistas, muchos pintores, y sus cuadros de paisajes parecen oscuros, nublados, con colores de tierra marrón. Ríos y ciénaga, páramos. - No hay montañas, la colina más alta tenia 80 metros.

Sobre esto había un cielo que era único, rojo, amarillo, púrpura.
 La topografía del paisaje: todo plano. Pastos con vacas, ríos con agua oscura, mucho bosque. Extracción de turba. Un paisaje tranquilo y melancólico.
Y esta topografía forma a las pinturas de paisajes.

Aquí en Andalucía hay mucho movimiento de tierra.
Las placas de tierra chocan, se forman las montañas y se desmoronan. Hay cañones, rocas, despeñaduras. Hay fuertes erosiones debido al calor del verano. Roca dura, rocas desmoronadas, arena que gotea de las grietas.

Todo esto crea estructuras que solo existen aquí.
La historia de la Tierra aquí se muestra en movimiento rápido.

Estas estructuras que cambian permanente
me interesan como artista.

No exploro el paisaje mirando solamente la topografía, también yo miro al material que engendra esta topografía.
- por ejemplo la roca que forma esta o aquella montaña.

Mis cuadros son tambien imágenes paisajes.
Pero también son imágenes abstractas, porque la morfología prepara solamente el modelo a partir de la cual  luego compongo una imagen.

También cambio los colores cuando es compositivo, y uso para pintar arena coloreada  que existe allí.

Me gustaría agradecer mucho a Ángel (Fernández Espatero) por organizar y hacer posible esta exposición. Muchas gracias también a sus compañeros…
 

Flyertext

Morfología y Erosión

 

Los cuadros de la serie “Rockfaces” se distinguen de mis trabajos anteriores. Se trata de retratos de piedras, o más bien de estratos rocosos. Son retratos de una naturaleza que tienen la apariencia de una imagen abstracta.

 

No están pintados con pincel, sino que emplastecidos con arena y acrílico.

Hasta ahora, generalmente, he pintado de forma expresiva, con acrílico y óleo, consiguiendo una imagen figurativa y reflejándolo en imágenes arquitectónicos, personas y paisajes. Pero precisamente la naturaleza ofrece mucho más que su superficie visible. Por tanto, he dejado de lado los pinceles, utilizando la espátula. He acopiado arena coloreada – acordándome de una frase de Cezanne: “Para dibujar bien un paisaje, primero debo conocer el estrato geológico”. Dicho estrato se manifiesta plenamente en muchas zonas de mi entorno, por ejemplo siempre ahí donde el ser humano ha quitado tierra y vegetación para construir vías públicas. Sólo hay que abrir los ojos. Hay de todo: losas rocosas, líneas verticales, diagonales y de cualquier forma, cualquier color. Son señales de las fuerzas inmensas que hay debajo de nuestros pies y que formaron y siguen formando nuestro paisaje.

¿Mis cuadros son abstractos?

Sólo en parte. Lo que falta es el impulso espontáneo mediante el cual nacen muchos cuadros abstractos, por ejemplo en la pintura informal.     

Yo, en cambio, lo planeo todo detalladamente, intentando componer y armonizar lo que veo, que nazca algo único, aunque se encuentran ejemplos en la verdadera naturaleza. El motivo y material ya existen en la naturaleza. Yo, no obstante, lo rediseño a fin de conservar tanto lo instantáneo como lo fundamental. 

Cada día cambia lo que he visto y percibido como algo muy seguro. Aquel punto en las montañas, aquella formación rocosa ahí en el fondo, aquel estrato detrás de la curva - que ya no se encuentra un mes más tarde.

El paisaje es movimiento – y puedes sentir ese movimiento en los detalles del paisaje. Sentirlo en la morfología cambiante, en las erosiones, en las piedras desmoronándose, en las grietas de las rocas, en los derrumbes de paredes de roca, en el deslizar de arena fina por las cavidades. Las rocas y la tierra muestran mediante su cambio un progreso imparable del tiempo; el desaparecer y nacer. Es un proceso lento que - si lo observas periódicamente – parece ser cada vez más rápido.

La materia no es orgánica, solamente las piedras y rocas lo son – sin embargo, el proceso es muy vivo y al mismo tiempo permanente y eterno. Y de dicho proceso nacen infinitas estructuras polifacéticas que me fascinan y cuya imagen y tratamiento me atraen.

Llamo este estilo “estructuralismo realista”, ya que se trata de estructuras compuestas y tomadas de la realidad. 

 

Maren Wellendorf